Beneficios de que los Niños se Disfracen

Ponerse ropa de mayor, tacones, maquillarse, en general ser otro. Disfrazarse es una manera más de jugar, de divertirse y sobre todo, de aprender.

Disfrazarse es un juego muy enriquecedor. Disfrazarse es necesario en la vida de un niño. Es un juego simbólico  y contribuye a su desarrollo. Cuando se disfrazan, ya sea de policía, bombero o medico, están imaginando una historia con lo cual dan rienda suelta a su imaginación y creatividad.

Hasta los 6 años, los niños utilizan su imaginación casi para todo. Es una edad mágica, en la que el mundo real y el mundo imaginario todavía no están claramente diferenciados

Además de ser algo muy divertido es un método maravilloso para que expresen sus sentimientos.

También es la manera más fácil de enseñar a los niños a ponerse en el lugar de los demás.  Esto les ayudará a tener más empatía y a integrarse mucho mejor en el mundo que les rodea.

Metiéndose en el papel de otras personas, los niños experimentan nuevas ideas y comportamientos. Ellos pueden decidir si les gusta o no.

En el juego de disfrazarse, el niño puede tomar decisiones importantes en cuanto a su comportamiento o rol. Esto le ayudará a ir conociéndose mejor a sí mismo poco a poco.

Otro de los beneficios que tiene disfrazarse es que indirectamente les obliga a experimentar con el lenguaje.

Tienen que anticiparse a lo que diría el personaje que interpretan, lo que incluye expresiones, vocabulario e incluso lenguaje corporal. Esto da a los niños la oportunidad de practicar y experimentar con palabras y frases que no usan normalmente. Así como a revisar todo lo que han oído y pensar cómo pueden usarlo.

Palabras que seguramente han escuchado en cuentos o dibujos ahora tienen sentido dentro de sus personajes. Los niños siempre van a utilizar todos sus recursos para mejorar sus representaciones.

Es muy recomendable que los niños tengan dentro de su espacio de juego un rincón destinado a los disfraces.

En él  no pueden faltar sombreros, gafas, pelucas, corbatas, varitas, diademas… entre otros muchos accesorios.

Fomentar su imaginación y su creatividad forma parte de su crecimiento y desarrollo. Esto le ayudará a adaptarse e involucrarse en su entorno.

Así que manos a la obra y todos a crear un buen rincón de disfraces, que no hace falta esperar a carnaval para disfrazarse. Cualquier día del año es bueno para ponerse una peluca o una bata y hacerse pasar por un personaje.

Os recomiendo que todo este ordenado y en su sitio y principalmente a su alcance. Porque si lo guardamos en cajas, ellos mismos por si solos no podrán acceder a ese material. Con lo cual, al no tenerlo a mano, de nada nos va a servir. Disfrazarse es algo que les tiene que apetecer. Tiene que salir de ellos, nunca obligarles. Ya que podemos conseguir el efecto contrario, y es que se sientan retraídos o avergonzados.

Os recomiendo un perchero tipo este:

Hay perchas para colgar los trajes, y también tiene un cajón donde dejar los accesorios. En él se puede guardar gafas, pelucas, guantes, etc. De esta manera estará todo ordenado y recogido y lo más importante a su alcance. Con un mueble-perchero de este tipo si que podemos decir que tenemos un rincón de disfraces hecho a medida!

Autor entrada: pequekids

Detrás de Peque & Kids, estoy yo, Lia. Junto con mi marido y mis dos hijas pequeñas. Este blog nace con la idea de compartir nuestros viajes, actividades y tiempo de ocio, con otras familias que tengan niños. Así que en Peque & Kids encontraréis muchas actividades y planes que nosotros mismos vamos haciendo y queremos compartirlo con vosotros. Así cuando llegue el fin de semana o esas vacaciones tan esperadas no tengáis que poneros a buscar. En definitiva, en este blog encontraréis varios recursos para que paséis tiempo en familia y sobretodo que ese tiempo, sea tiempo de calidad ;-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.