Las Emociones en los niños

Las emociones son sentimientos naturales y tienen una función adaptativa de nuestro organismo a su entorno.

Conocer las emociones y expresarlas, es vital para tener una buena calidad de vida, ya que nos permiten conocernos y nos ayudan a relacionarnos mejor con las personas cercanas.

Los niños experimentan y sienten las mismas emociones que los adultos y es importante que aprendan a diferenciar. Deben saber para que sirven cada una de ellas, para que así no se sientan frustrados y sepan manejarlas correctamente.

Es muy importante  enseñarle a los niños que no hay emociones “buenas” ni emociones “malas”, son simplemente emociones, para que así puedan tener una buena educación emocional.

Las emociones son necesarias, innatas y naturales en las personas y las necesitamos porque todas y cada una de ellas cumple su función, incluso las que están consideradas emociones negativas.

Todas las emociones son necesarias, por ejemplo sino sintiéramos miedo no podríamos saber que estamos ante un peligro. No sabríamos reaccionar.

Todas las emociones nos ayudan a enfrentarnos a las situaciones que nos ocurren a diario. Todas son importantes y útiles a la hora de cumplir su función, por lo que es necesario entender que no hay que intentar evitar las emociones que no nos gustan.

Hay muchas emociones, pero las básicas son:

– Alegría:

Nos proporciona felicidad y bienestar al conseguir algo que deseamos. Nos sirve para darnos cuenta de lo que queremos y nos motiva para repetir una acción.

– Tristeza:

Sensación de desesperación, melancolía, pesimismo cuando echamos de menos algo o ante una perdida  Nos sirve para indicar que necesitamos un tiempo para nosotros, para pensar en lo sucedido y procesarlo debidamente. Además, es una señal que muestra que necesitamos apoyo de los demás.

– Rabia:

Enfado o ira al no poder alcanzar un deseo, al sentirnos amenazados o agredidos. Nos sirve, cuando se muestra de forma adaptativa, para movilizarnos y defendernos, evitar un daño y buscar la solución a un problema.

– Miedo:

Respuesta de alarma ante una amenaza o peligro real o anticipado. Nos sirve para ponernos en alerta y centrar nuestra atención en la mejor solución posible.

– Calma:

Tranquilidad y serenidad ante una situación relajada. Nos sirve para respirar profundamente y sentirnos en paz.

– Asco:

Aversión ante algo que no nos gusta. Nos sirve para aprender a reconocer lo que no nos agrada y así alejarnos y rechazarlo.

– Sorpresa:

Asombro o desconcierto ante algo inesperado. Nos sirve para situarnos y centrarnos en lo que debemos hacer.

Son muchas las emociones que puede llegar a tener un niño a lo largo del día. Y lo primero que debe saber es cómo son y para qué sirven. De la misma manera, debemos enseñarle que no son peligrosas y que no debe temerlas.

Las emociones hay que saber manejarlas, y sobretodo, hay que enseñarles a expresarlas y exteriorizarlas. Con el objetivo de poder ponerles nombre para que ellos vayan adquiriendo este hábito.

Tenemos que conseguir que los niños sean conscientes y sepan reconocerlas cuando las están sintiendo. Es decir, si se les ha roto un juguete que les gustaba mucho, sentirán rabia, y comenzarán a llorar. Hay que explicarles el porque llora y el porque se sienten así. Hay que hacer entender al niño que el juguete se ha roto pero vamos a intentar arreglarlo. Debe entender que esa tristeza es porque está enfadado y porque siente rabia. Y de este modo le podemos enseñar a canalizar la emoción. Haciéndole ver que tiene que calmarse para que puedas ayudarle a reparar el juguete.

De esta manera, hacemos que ese enfado no acabe en rabieta. Porque estamos demostrándole que le entendemos, y por otra parte, ponemos una etiqueta a esa situación. Se trata de una emoción de rabia/irá. De este modo, le enseñamos educación emocional.

Es muy importante, que mientras estamos enseñando a los niños a reconocer las emociones, no utilicemos expresiones que puedan hacer reprimir estas emociones. Evitar frases del tipo: ” no tienes por que estar triste” ” o “los niños grandes como tu no lloran”. Son expresiones que no ayudan, puesto que un niño tiene y además debe sentir miedo para canalizarlo y entender lo que es, y también lloran por muy grandes o pequeños que sean. Hay que intentar que expresen el porque lo sienten y a partir de aquí trabajar esta emoción. Si no lo expresan, estas emociones quedan reprimidas en su interior y pueden pasar factura dañinas en un futuro.

Hay que demostrarles actitudes y frases que demuestren acogida a estas emociones para así ayudarles a canalizar estos sentimientos.

Nuestro papel como padres y educadores es fundamental. Tenemos que demostrales y darles un ejemplo positivo en nuestro control de las emociones. Si por ejemplo, frecuentemente gritamos o perdemos el control ante una situación estamos dando un modelo negativo en ellos de descontrol y desconfianza. Esto carecerá de todo tipo de educación en autocontrol.

Es esencial que nuestros hijos sientan que los acompañamos en sus emociones, que nosotros también podemos experimentar sensaciones como las que sienten ellos en ese momento y que, pase lo que pase, sus padres siempre van a estar allí para ellos: para orientarlos o acogerlos en cualquier situación por difícil que pueda ser.

 

En el libro El Monstruo de Colores de la autora Anna Llenas, hace un buen resumen de como introducir a los pequeños en el gran mundo de las emociones, poniendo nombre a cada una de ellas y dándole un color.

 

Si os ha gustado este post, quizás también os interese mi post sobre como enseñar empatía a los niños.

Autor entrada: pequekids

Detrás de Peque & Kids, estoy yo, Lia. Junto con mi marido y mis dos hijas pequeñas. Este blog nace con la idea de compartir nuestros viajes, actividades y tiempo de ocio, con otras familias que tengan niños. Así que en Peque & Kids encontraréis muchas actividades y planes que nosotros mismos vamos haciendo y queremos compartirlo con vosotros. Así cuando llegue el fin de semana o esas vacaciones tan esperadas no tengáis que poneros a buscar. En definitiva, en este blog encontraréis varios recursos para que paséis tiempo en familia y sobretodo que ese tiempo, sea tiempo de calidad ;-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.