En el vídeo puedes ver paso a paso cómo teñir sal de colores. Es una actividad ideal para pasar un buen rato con l@s más pequeñ@s y que esten entretenid@s.

sal de colores

 

Hoy traemos una manualidad fácil para hacer con los peques. Se trata de teñir sal de colores con tizas y tenerles entretenidos por un buen rato.

Es una actividad ideal para pasar un buen rato con l@s más pequeñ@s y que estén entretenid@s.

 


Materiales

Sal fina (de cocinar)

Tizas de diferentes colores

Cartulina (para utilizarla como tapete)

Recipientes (para ir dejando la sal teñida)


Alternativas para esta manualidad

 

Yo he utilizado sal fina de cocinar, pero puedes sustituir este material por sal gorda o azúcar.

El efecto va a ser el mismo, pero ten en cuenta que tanto la sal gorda como el azúcar son más gruesos, con lo cual la dificultad es mayor a la hora de teñirlo con las tizas.

Yo he utilizado las tizas directamente sobre la sal. Al frotarlas se va tiñendo directamente del color que hayamos elegido. Pero otra alternativa es rallar la tiza sobre un rallador. Y utilizar ese polvo para mezclarlo directamente con la sal. El resultado va a ser también el mismo.

Y otra alternativa, pero algo más compleja, es teñir la sal con colorante alimentario o pintura.

Simplemente hay que introducir la sal en una bolsa que tenga zip o podamos anudar fácilmente. Después de este paso añadiremos unas gotas de colorante alimentario (según el color que queramos) dentro de la bolsa y agitarlo muy bien. Hasta que la sal obtenga todo el color y quede uniforme.

Lo mismo haremos si decidimos hacerlo con pintura.

Ojo!! hay que tener en cuenta que entonces la sal quedará húmeda y no podremos utilizarla.

Habrá que dejarla secar bien durante 24 horas para cualquier uso que le queramos dar.

Cabe recordar que esto es una manualidad. Bajo ningún concepto podremos utilizarla para cocinar (excepto si le ponemos colorante alimentario)

Seguro que vuestras manualidades quedaran geniales con esta sal de colores.